El Zodiaco y la Logia

Tenemos, pues, que en un sentido general, los signos zodiacales establecen la relación simbólica con el Universo, y la ubicación de ellos en el Templo debe tener un orden en su distribución, manteniendo la condición cósmica.
Para determinar masónicamente ese orden, resulta irrelevante la ubicación o el determinismo hemisférico que puedan darse respecto al carácter de la orientación del templo, sea boreal o septentrional. Por un efecto cultural y de fidelidad a los orígenes boreales el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, la disposición del templo masónico ha quedado con un norte simbólico, no hemisférico, representativo de los fríos y las sombras, de lo incipiente y remoto, y con un sur simbólico, que representa el calor y la plenitud de la luz, de lo logrado y cercano. Este factor determina la disposición boreal de los seis primeros signos (Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo y Virgo), y septentrional de los otros seis (Libra, Escorpión, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis). Esto se compatibiliza con la idea del desplazamiento del Sol por la franja zodiacal durante un año, en tanto los trabajos masónicos simbólicos, efectivamente, dan condición solar a quien preside la logia, que desarrolla su acción desde el norte hacia el sur (recordemos por ejemplo, como circula la palabra). En consecuencia, el primer signo (Aries), debe ubicarse inmediatamente a la derecha del Venerable Maestro, seguido hacia occidente, por el norte, de manera consecutiva, por los otros cinco signos boreales. Continúan por el sur, de occidente a oriente, para terminar en Piscis, junto al oriente. En el libro “Guía de Oro del Francmasón”. La relación zodiacal con los oficiales de una logia del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, al indicar: “Las dignidades de la logia son 12, porque doce son las columnas del Templo de Salomón”, equivalentes a los 12 signos zodiacales o los meses del año, eternos apoyo del tiempo”. Los signos zodiacales en el templo masónico, representan doce facultades del espíritu. Así, Aries es la voluntad guiada por el cerebro; Tauro, la fuerza del pensamiento silencioso; Géminis, la unión de la razón y la intuición; Cáncer, el equilibrio entre lo material y lo espiritual; Leo, los anhelos del corazón; Virgo, la realización de las esperanzas; Libra, la percepción externa equilibrada; Escorpión, la generación de las ideas; Sagitario, la facultad organizadora del espíritu; Capricornio, la regeneración o renacimiento; Acuario, la ciencia y la verdad; y Piscis, la paciencia y la obediencia. Uniendo ambas ideas, si el tránsito del Sol marca o determina la condición y cualidad del tiempo, referencia humana necesariamente humana – cósmica -, como el Venerable Maestro marca y determina el hacer de la logia, podemos establecer las siguientes relaciones, entre los signos zodiacales, las facultades del espíritu y los trabajos de una logia masónica:

Aries la voluntad guiada por el cerebro
Secretario

Tauro la fuerza del pensamiento silencioso
Hospitalario

Géminis la unión de la razón y la intuición
Experto

Cáncer el equilibrio entre lo material y espiritual
Maestro de Banquetes

Leo los anhelos del corazón
Primer Vigilante

Virgo la realización de las esperanzas
Guarda Templo

Libra
la percepción externa equilibrada
Segundo Vigilante

Escorpión la generación de las ideas
Bibliotecario

Sagitario la facultad organizativa del espíritu
Maestro de Ceremonias

Capricornio la regeneración o el renacimiento
Tesorero

Acuario la ciencia y la verdad
Orador

Piscis la paciencia y la obediencia
Past Venerable Maestro

About these ads

~ por dgarciahn en mayo 2, 2008.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: